Skip to content

El caso Delfi v. Estonia (libertad de expresión y responsabilidad por los comentarios en sitios web)

24 December 2013

Delfi-Rahva-häälEn una sentencia reciente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha abordado la cuestión de la responsabilidad de un sitio web por los comentarios de carácter difamatorio escritos por los usuarios.

Hechos

El caso se refiere a la web Delfi.ee, un portal de noticias muy popular en Estonia. Al tiempo de los hechos publicaba unos 330 artículos diarios. Se permitía a los lectores escribir comentarios al final de cada artículo, para lo cual no se exigía identificación. El número de comentarios publicados diariamente era de unos diez mil. Se publicaban en la web de modo inmediato, sin una previa moderación, pero existía un filtro que eliminaba automáticamente los mensajes que contenían palabras inapropiadas. El portal había dispuesto además un sistema de notificación y retirada de mensajes ofensivos. Cualquier lector de la web podía marcar un mensaje como ofensivo y este era inmediatamente retirado. Asimismo, el ofendido por un mensaje difamatorio podía también dirigirse directamente a Delfi, quien de modo inmediato retiraba el comentario.

El 24 de enero de 2006 el portal publicó un artículo sobre la destrucción accidental de una carretera de hielo que une el continente con algunas islas en invierno. El accidente había sido causado por SLK, una empresa de ferrys que cubre el mismo trayecto. Sin la carretera transitable, el modo de transporte habitual es el ferry, que resulta mucho más caro. El artículo recibió muchos comentarios, de los cuales unos veinte eran claramente injuriosos contra la persona física principal accionista de la compañía de ferrys. El 9 de marzo de 2006, el agraviado pidió a Delfi que retirara los comentarios insultantes y que le abonara el equivalente a 32.000 euros por daños morales. El portal retiró los comentarios el mismo día, pero se negó al pago de la indemnización.

El pleito en Estonia

El ofendido interpuso demanda civil, que fue inicialmente desestimada por el tribunal de primera instancia, al considerar que Delfi quedaba protegida por las normas nacionales que transponen las exenciones de responsabilidad de la Directiva sobre el Comercio Electrónico. En apelación, no obstante, se entendió que Delfi no podía ampararse en tales exenciones de responsabilidad y se devolvió el caso a la instancia inferior. Visto nuevamente el caso por el tribunal de instancia, se concluyó que en efecto, las exenciones no eran aplicables. El tribunal entendió que Delfi debía considerarse autora de los comentarios escritos por los lectores y que no podía escudarse en un mero disclaimer en el que relegando toda responsabilidad a quien escribió el comentario. Fue hallada culpable de la difamación y condenada al pago del equivalente a 320 euros (una cantidad sensiblemente inferior a la solicitada por el agraviado). En apelación se confirmó la sentencia condenatoria, considerando que las medidas que había adoptado el portal eran insuficientes, y que no podía considerarse un intermediario neutro, ya que invitaba a los usuarios a enviar comentarios, de modo que debía considerarse proveedor de contenidos y no prestador intermediario de servicios de la sociedad de la información.

El tribunal supremo confirmó también la condena. En sus argumentos el alto tribunal insiste en el requisito de neutralidad, señalando que para que las exenciones de la Directiva sean aplicables el proveedor no debe tener conocimiento ni control sobre la información transmitida o almacenada, cosa que no ocurriría en este caso. Destaca que Delfi tiene control sobre los comentarios, hasta el punto de que puede retirarlos si así lo decide, mientras que el usuario no puede ni modificar ni borrar sus propios comentarios una vez publicados. El tribunal considera que tanto los usuarios autores de los textos como propio portal tienen responsabilidad editorial sobre los comentarios. Señala el tribunal que, en virtud de su obligación legal de evitar la causación de daños a terceros, Delfi debería haber evitado que se publicaran comentarios claramente ilegales, y que en todo caso tendría que haberlos retirado por propia iniciativa.

Recurso al TEDH

Delfi presentó recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), alegando que hacerle responsable de los comentarios de los usuarios supone una interferencia en el derecho de Delfi a la libertad de expresión, contemplado en el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, y en particular, que la obligación de censura preventiva de los comentarios de terceros vulnera concretamente el derecho de Delfi a “comunicar informaciones o ideas”, derecho que forma parte de la libertad de expresión consagrada en el Convenio.

El artículo 10 del Convenio dispone lo siguiente:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas, sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas y sin consideración de fronteras. El presente artículo no impide que los Estados sometan a las empresas de radiodifusión, de cinematografía o de televisión a un régimen de autorización previa.

2. El ejercicio de estas libertades, que entrañan deberes y responsabilidades, podrá ser sometido a ciertas formalidades, condiciones, restricciones o sanciones previstas por la ley, que constituyan medidas necesarias, en una sociedad democrática, para la seguridad nacional, la integridad territorial o la seguridad pública, la defensa del orden y la prevención del delito, la protección de la salud o de la moral, la protección de la reputación o de los derechos ajenos, para impedir la divulgación de informaciones confidenciales o para garantizar la autoridad y la imparcialidad del poder judicial.

El Tribunal parte de la base de que los tribunales estonios, al declarar a Delfi responsable de los comentarios publicados, han interferido en su derecho a la libertad de expresión. Para que tal interferencia sea admisible, de acuerdo con el art. 10.2, debe estar (a) prevista por la ley, (b) obedecer a uno de los motivos legítimos considerados en dicho precepto, y (c) resultar necesaria en una sociedad democrática.

(a) Sobre la cuestión de si esta restricción está prevista por la ley, el TEDH no entra a valorar si la responsabilidad de Delfi debería haber quedado excluida en virtud de las normas sobre responsabilidad de los intermediarios derivadas de la Directiva de Comercio Electrónico. Simplemente señala que los tribunales nacionales han llegado a la conclusión de que tales normas no eran de aplicación a Delfi, por carecer de la necesaria neutralidad, y que el TEHD no puede suplir a los órganos domésticos en esta valoración, limitándose su papel a valorar si los efectos de sus resoluciones son incompatibles con el Convenio. Partiendo de esta premisa, el TEHD concluye que la imputación de responsabilidad se basa en efecto en las leyes estonias, que prevén que un medio de comunicación es responsable de cualquier manifestación difamatoria que se realice en el mismo. Los tribunales nacionales consideraron que la actividad de Delfi es la propia de un medio de comunicación, y por tanto le resultaba aplicable este régimen, lo cual por lo demás era suficientemente previsible para Delfi como empresa periodística. Por tanto, según el TEDH, se cumple el requisito de que la interferencia esté prescrita por la ley del Estado.

(b) Sobre si esa interferencia prevista en la ley persigue alguno de los motivos legítimos contemplados en el art. 10 CEDH, el tribunal responde que así es, puesto que encaja en el objetivo de “la protección de la reputación o de los derechos ajenos”.

(c) Finalmente, el TEDH examina si la restricción es una medida necesaria en una sociedad democrática. La cuestión, según el TEDH, es determinar si la obligación de Delfi, tal como la han establecido los tribunales nacionales, de asegurar que los comentarios enviados a su portal no infrinjan el derecho al honor de terceros. Ahora bien, lo que el Tribunal analiza no es si una obligación general de impedir los comentarios difamatorios es conforme con el Convenio, sino que se limita a considerar si la interferencia ha sido proporcionada en el caso concreto. Los factores que tiene en cuenta son el contexto en que se han producido los comentarios litigiosos, las medidas tomadas por Delfi para prevenir o retirar comentarios difamatorios, la responsabilidad de los autores como posible alternativa a la responsabilidad de Delfi, y las consecuencias que la sentencia doméstica tiene para esta compañía.

El TEDH sostiene que, al publicar el artículo sobre los ferrys, Delfi tenía que haberse dado cuenta de que podría originar reacciones negativas por parte del público en contra de la empresa de ferrys, y que existía un riesgo mayor que el habitual de que los comentarios se excedieran de los límites de la crítica aceptable, incurriendo en injurias. Así, el TEHD concluye que “era esperable que en las circunstancias del presente caso [Delfi] ejerciera una cierta cautela para no ser declarada responsable de una infracción de la reputación de otras personas”.

Al considerar las medidas implantadas por el portal (el filtro por palabras y el sistema de notificación y retirada), el TEDH admite que Delfi no fue completamente negligente en su deber de evitar causar daño a la reputación de terceros, y reconoce que en cuanto el agraviado notificó a Delfi la presencia de los comentarios dañinos, el portal los retiró sin demora. Lamenta sin embargo que hubieran estado accesibles durante seis semanas.

Por lo demás, acumula una serie de argumentos en contra de Delfi, como por ejemplo el hecho de que el portal tendría interés en que hubiera muchos comentarios, porque estos atraen audiencia y por tanto publicidad.  Afirma el Tribunal que

“[Delfi] -y no la persona cuya reputación pudiera estar en juego- estaba en condiciones de saber que se publicaría un artículo, de predecir la naturaleza de los posibles comentarios suscitados por el mismo y, sobre todo, de adoptar las medidas técnicas o manuales para impedir que se publicaran manifestaciones difamatorias”.

Al señalar que la alternativa de demandar a los ignorados autores de los comentarios no resulta factible dada la dificultad de su identificación, el Tribunal sostiene significativamente que

“fue la decisión de la compañía recurrente la de admitir comentarios de usuarios no registrados, y que al hacerlo debe entenderse que ha asumido una cierta responsabilidad por dichos comentarios”.

Resulta también reveladora la posición del tribunal al declarar que la facilidad para publicar y la gran cantidad de información que existe en la red hace difícil detectar y retirar mensajes difamatorios, pero que si bien esta tarea es ardua para el operador de un portal de noticias, aún es más gravosa para la persona potencialmente agraviada, que carecerá de los medios para supervisar continuamente la red.

Por otra parte, entienden los jueces que las consecuencias que del fallo se derivan para el portal no son especialmente gravosas, ya que los tribunales domésticos no le obligan a establecer medidas concretas, sino que dejan a su criterio el modo de impedir la publicación de comentarios injuriosos. De igual modo, tienen en cuenta la escasa cuantía de la indemnización y el carácter de operador profesional del portal.

La conclusión unánime del TEDH es que, en el caso presente, la decisión de los tribunales domésticos de declarar responsable al portal de noticias Delfi por los comentarios difamatorios redactados por sus lectores es una restricción justificada y proporcionada del derecho a la libertad de expresión de dicho portal y que no ha habido por tanto una violación del artículo 10 del Convenio.

Hasta aquí el resumen de lo esencial de la sentencia. Creo que merece un análisis pausado de los muchos elementos de interés que presenta. Espero hacerlo en un próximo post.

One Comment leave one →
  1. 5 March 2016 9:42

    best brain training games. These days, you have to work or to pass the time.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: