Skip to content

La enigmática sentencia de la Audiencia de Barcelona sobre elrincondejesus (1)

16 April 2011

El caso de la web de descargas “elrincondejesus.com” ha dado mucho que hablar. Se trata del primer caso en el que se dictó sentencia en vía civil (en vía penal ya existía un buen numero de resoluciones judiciales). La sentencia del juzgado de lo mercantil, de 2 de marzo de 2010, desestimó íntegramente la demanda interpuesta por la SGAE contra el administrador del sitio. Fue una jugosa sentencia no sólo por el fallo sino por la abundancia de declaraciones obiter dicta, ciertamente de irregular fortuna. En su momento dediqué varias entradas del blog a comentar primero el auto de medidas cautelares (aquí) y más tarde la sentencia de primera instancia (1, 2, 3 y 4). Ya puestos publiqué un artículo en La Ley comentando la sentencia. El caso fue recurrido en apelación por la demandante y la Audiencia de Barcelona, en sentencia de 24 de febrero de 2011, resolvió el recurso de un modo sorprendente: confirmó la sentencia de instancia en cuanto a los enlaces P2P, pero condenó al demandado por las descargas directas. La sentencia se ha comentado ya y discutido en otros blogs (como los de Andy Ramos y David Maeztu). Tras leer y releer detenidamente la sentencia, así como la información sobre el caso a la que he podido acceder, mi conclusión es que la Audiencia no llegó a entender en qué consisten y cómo funcionan las llamadas descargas directas. Trataré de explicarlo en este post, que me animo a escribir también por alusiones, ya que la sentencia de la Audiencia, citando a “la doctrina” transcribe un par de párrafos de mi artículo de La Ley para sustentar la tesis de que los enlaces a P2P no son comunicación pública.

La expresión “descargas directas” es ciertamente equívoca, ya que puede dar a entender que se ofrece la posibilidad de descargar archivos alojados en el sitio web de enlaces (y eso es lo que en sentido estricto sería una descarga “directa”). Pero el argot de las páginas de enlaces le da a esta expresión un sentido muy distinto. En la jerga de estas páginas se suele denominar “descargas directas” a las descargas de archivos alojados en servidores de gran capacidad, como www.megaupload.com. De este modo, en el apartado de “descargas directas”, la web de enlaces proporciona enlaces externos. Al clicar en uno de esos enlaces el usuario va a parar a una página de Megaupload (o del servidor de que se trate en cada caso). Allí, haciendo un nuevo clic, puede iniciar la descarga del archivo, ya sea en modo gratuito (lo que supone una descarga más lenta), ya sea en modo “premium” (si es un usuario registrado de pago de Megaupload).

¿Por qué se llama a esto “descargas directas”? Si no estoy equivocado, esta terminología se empezó a usar para indicar que no se trataba ya de enlaces a redes P2P, sino de enlaces a “servidores de descarga directa”. Para obtener el archivo a través de una red P2P es preciso disponer de un programa cliente instalado en el ordenador, de modo que al activar el enlace se ejecuta dicho programa (por ejemplo eMule o Ares), lo que permite realizar la descarga desde ordenadores de otros usuarios que se hallen conectados en ese momento a la red P2P. Se trata de los llamados eLinks, o enlaces ed2k, que son enlaces a la red P2P eDonkey2000. El sitio web elrincondejesus proporcionaba tanto eLinks como “descargas directas”, como puede verse en las capturas que se conservan en el Internet Archive.

Curiosamente, tanto el auto de medidas cautelares como sentencia de primera instancia sólo tuvieron en cuenta los eLinks. Así, la sentencia consideró acreditado

“(…) B) Que en dicha página web se ofrece, a través del sistema de menús y referencias visuales de las obras, la posibilidad de descargar archivos de música, películas, documentales etc. mediante el sistema de enlace o “links” a la llamada red P2P eDonkey que utiliza el programa eMule.”

Que no se tuvieran en cuenta las “descargas directas” es sorprendente sólo hasta cierto punto, puesto que en definitiva estas no son otra cosa que enlaces. Lo determinante en la discusión era ver si existían o no archivos alojados en el sitio web, y no las diferencias entre distintos tipos de enlaces.

La sentencia de primera instancia declaró que:

“A la vista de los informes periciales aportados por ambas partes se puede tener como acreditado que en la página web http://www.elrincondejesus.com, no se almacenan ninguno de los archivos cuya referencia se indica, limitándose a ofrecer la posibilidad de descarga a través de la citada red P2P. (…)

En el acto de juicio se ha hecho referencia a otros contenidos de la citada página web como son los de “Música Rincón” o “Música directa”, en los que, al parecer, se ofrecerían mediante el sistema de streaming de escucha directa sin descarga obras musicales subidas a la web por los usuarios. A este respecto es preciso indicar que no se ha hecho referencia a estos contenidos en el escrito de demanda, no son causa de la petición contenida en la demanda, que se centra en el contenido y conducta de enlace. Por ello no puede ser objeto de enjuiciamiento en esta sentencia.”

En este segundo párrafo, lo que el juez está declarando que queda fuera del enjuiciamiento es la supuesta oferta de streaming de contenidos alojados en el sitio web. Por tanto, no está dando aquí una explicación de porqué no tiene en cuenta los enlaces a Megaupload (es decir, las llamadas “descargas directas”). El hecho de que la sentencia de primera instancia diga que sólo hay enlaces a redes P2P no deja de ser un misterio, y allana el camino para la confusión en que cae la Audiencia.

Para la Audiencia está claro que había “descargas directas”. Así se indicaba en el sitio web, que ofrecía un apartado con el rótulo de “Descargas Directas”. Así constaba también en los informes periciales. Y así lo admitió el demandado en el acto del juicio (FJ 2º SAP). Por tanto, si había descargas directas y la sentencia de instancia no las mencionó –a pesar de haber sido objeto de la demanda–, la Audiencia se ve obligada a valorar si tales “descargas directas”, a diferencia de los enlaces P2P, infringen los derechos de propiedad intelectual.

El problema es que la Audiencia parece no saber exactamente en qué consisten estas descargas, y llega a la conclusión de que consisten en la descarga de archivos que no necesariamente se hallan alojados en el sitio web del demandado pero cuya descarga se realiza “a través” de dicho sitio web.

Por desgracia, los informes periciales señalan que el sitio ofrecía descargas directas sin explicar claramente que tales descargas eran enlaces a servidores externos tipo Megaupload. Por otra parte, el escrito de demanda es ciertamente confuso a este respecto. El hecho cuarto de la demanda (citado por la SAP) indicaba que las descargas se realizaban “desde la propia web directamente o redireccionando a otra web de modo automático.” Así, al emplear el adverbio directamente, parece que se está indicando que la descarga “directa” es aquella que se lleva a cabo “desde la propia web directamente”, por oposición a aquellas descargas que se llevan a cabo “redireccionando a otra web de modo automático”.

Ahí arranca, creo, la confusión de la Audiencia.

Veamos algunos párrafos de la sentencia de apelación (la negrita es mía):

“La sentencia [de primera instancia] expresamente excluye del debate: que la web del demandado almacene y ofrezca archivos musicales, pues limita su actividad a ofrecer la posibilidad de descarga de archivos a través de la red p2p; y, también, que la web ofrezca mediante el sistema streaming la posibilidad de escuchar directamente y sin descarga, obras musicales colgadas en la red por otros usuarios, pues estos hechos no fueron aducidos en la demanda para conformar la causa petendi, que se ciñó a la referida actividad de ofrecimiento de descarga de archivos por la red p2p.”

Aquí hay dos elementos: a) oferta de archivos alojados en el sitio web del demandado, y b) oferta de contenidos en streaming colgados en la red (pero, parece, no en el sitio web). Estos dos elementos van a seguir apareciendo, denominados de modos diversos.

Sigue diciendo la Audiencia (la negrita es mía):

“En su recurso de apelación, la SGAE, en primer lugar, impugna la apreciación contenida en la sentencia que excluye del debate los actos de “acceso directo” y “streamingde contenidos musicales que obran en la propia web del demandado, para los cuales no se precisa ningún programa de conexión a redes p2p. El recurso entiende que estos actos han quedado acreditados, fueron objeto de la demanda, ya que el suplico hacía referencia, en general, a los actos de comunicación, mediante puesta a disposición, y de reproducción de obras musicales del repertorio gestionado por SGAE, a través del sitio web del demandado http://www.elrincóndejesús.com.”

Aquí aparecen de nuevo los dos elementos antes indicados, ahora descritos como “actos de [a] ‘acceso directo’ y [b] ‘streaming’ de contenidos musicales que obran en la propia web del demandado”.

Del claro paralelismo entre los párrafos transcritos parece seguirse que la Audiencia está considerando que la expresión “descargas directas” (o “acceso directo”) se refiere a archivos alojados en la web del demandado (a diferencia de lo que ocurre con los enlaces a redes p2p).

A continuación, el FJ 2º de la sentencia analiza estos dos elementos. Lleva por título “Infracción relacionada con las descargas directas y el streaming”.

Empieza describiendo, a partir de los informes periciales de la demandante, las actividades que se llevaban a cabo en el sitio web, y los clasifica en tres tipos: i) “acceso directo” (consistente en la posibilidad de hacer “descargas directas”), ii) streaming y iii) enlaces p2p. Es interesante destacar que sólo en el tercer tipo de actividad emplea la palabra “enlaces”:

“Los dos informes periciales elaborados por METODO 3, el de 9 de octubre de 2007 y el posterior de 29 de diciembre de 2009, prueban que un usuario de internet que accediera al sitio web del demandado http://www.elrincondejesus.com, en aquellas fechas, podia: i) hacer descargas directas de archivos musicales, a través de las carpetas música directa, musicRincon y Mp3 al dia (“acceso directo”); ii) también podía desde la carpeta MusicRincon escuchar, sin descargar, un fonograma musical, actividad que en la doctrina es conocida con el vocablo inglés “Streaming”; y iii), también, mediante un programa de conexión a redes p2p (eMule), disponer de una selección de contenidos y de unos índices que facilitan su búsqueda, y facilitar los enlaces que permiten el acceso a aquellos lugares donde se encuentran los archivos deseados.”

A continuación analiza la calificación jurídica de las dos primeras actividades (acceso directo y streaming), para concluir que ambas constituyen un supuesto de comunicación pública. Es aquí donde la sentencia trata de exponer con mayor detalle qué entiende por acceso directo, por lo que vale la pena transcribir la argumentación. Aunque el original es un solo párrafo, aquí lo fragmento en párrafos separados para mayor claridad y para poder intercalar algún comentario (las negritas no están en el original):

“En relación con las dos primeras conductas, para las que no es necesario disponer de un programa de conexión a redes p2p, los referidos informes, así como la propia declaración del demandado en el acto del juicio, prueban que desde la página web del demandado se permite la descarga directa de archivos musicales o la audición de estos temas, sin necesidad de descargar.

No queda acreditado que los archivos musicales hayan sido “colgados” por el demandado en su página web, lo que hubiera supuesto un acto de reproducción del art. 18 TRPLI, no amparado por la excepción de uso privado del art. 31.2 TRLPI. Pero sí que a través de la página web se permite la reproducción, al facilitar al usuario de la web la descarga directa, y la comunicación pública, al facilitarle la posibilidad de escuchar el contenido de un archivo musical.”

Primera cuestión importante: a diferencia de lo que antes se indicaba siguiendo básicamente a la demandante, ni la idea de descargas directas ni la de streaming se vinculan necesariamente a que los archivos correspondientes estén alojados en la web del demandado. Aquí la Audiencia no podía dejar de tener en cuenta que en primera instancia se había declarado probado que el sitio web no alojaba archivo alguno. La AP no sabe dónde están los archivos, pero declara que esto no es determinante para la calificación jurídica.

Segunda cuestión: lo importante es que “a través” de la página web al usuario hacer una reproducción (copia) del archivo (bajárselo) y se permite también (más bien se lleva a cabo) la comunicación pública al permitir la audición en streaming.

La sentencia señala a continuación que

“Desde la perspectiva del demandado, su conducta cabria calificarla de acto de comunicación a la vista de lo prescrito en el apartado 1 y en el apartado 2, letra i) del art. 20 TRLPI.”

Tras citar ambos apartados, declara que

“El demandado, al permitir desde su página web la descarga directa, lleva a cabo una puesta a disposición del público, y en concreto del que visita la página web y solicita la descarga, de las obras afectadas.”

Nuevamente se observa que no se hace mención alguna a que se trate de un enlace. Se trata de “algo” consistente en que se posibilitan las descargas “a través” o “desde” la página web demandada. Lo mismo se señala en cuanto al streaming:

“Y del mismo modo al permitir también la audición de los archivos, sin descarga, pues con la audición el solicitante tiene acceso al archivo musical, aunque se limite a escucharlo en ese momento.”

Respecto de ambas actividades (descargas directas y streaming), concluye (énfasis añadido):

“En la medida en que ambas operaciones se realizan desde la página web del demandado, puede concluirse que es éste quien lleva a cabo la puesta a disposición del público de las obras, al margen de si ha sido él u otro quien las haya colgado en la red.”

Esta insistencia en que la descarga (y el streaming) se realizan “desde” la web del demandado permiten pensar que la sala no ha entendido en ningún caso que las llamadas descargas directas sean enlaces que redirigen al usuario a la página de Megaupload. Mi convicción es que si la sala lo hubiera entendido así, no habría considerado que las “descargas directas” son comunicación pública en la modalidad de puesta a disposición, como luego indicaré.

Determinada así la calificación jurídica de estas actividades, la AP pasa a analizar si cabe entender que las mismas fueron objeto de la demanda. Concluye que la demanda sí incluyó la actividad de descargas directas y en cambio no la de streaming. En consecuencia condena al demandado sólo por las descargas directas.

En cuanto a la provisión de enlaces a redes P2P, que sí fue objeto de análisis por la sentencia de instancia, la AP refrenda las conclusiones a las que llegó el juez de lo mercantil, estimando que tal actividad no constituye un supuesto de comunicación pública. El razonamiento que ofrece la AP es un elemento más para corroborar que en efecto, si la AP hubiera entendido que las descargas directas de elrincondejesus eran enlaces a Megaupload no las habría considerado comunicación pública.

Pero como me temo que el post está empezando a ser demasiado largo, me paro aquí y continuaré en una segunda parte.

3 Comments leave one →
  1. 18 April 2011 6:36

    Enhorabuena por el análisis. Estoy de acuerdo contigo, creo que simplemente se ha confundido en lo que es una “descarga directa”. La Audiencia considera que se ofrecen las obras directamente desde la web y por eso realizan comunicación pública, es decir, no hay una novedosa consideración de la actividad de enlazar como acto de comunicación pública.

    Un saludo.

Trackbacks

  1. Redes P2P y la Protección de los Derechos de Propiedad Intelectual: Caso “elrincondejesus.com” // law#IT
  2. Obligan al proveedor de acceso a suspender el servicio a un usuario por compartir archivos en P2P | Responsabilidad en Internet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: