Skip to content

La Audiencia de Álava confirma que hay (posibles) indicios de delito en la web de enlaces p2p Infektor.com

24 October 2009

Otra sorpresa en el marco de las acciones penales seguidas contra sitios webs de enlaces p2p. Se trata del caso de la página Infektor.com. El Juzgado de Instrucción nº 1 de Amurrio, en Auto de 18 de mayo de 2009 acordó el inicio del procedimiento penal abreviado. La representación procesal del imputado interpuso recurso de reforma y subsidiario de apelación. El recurso de reforma fue desestimado por la Juez Instructora en Auto de 21 de julio (ver post anterior). Ahora, la Audiencia Provincial de Álava, mediante Auto de 30 de septiembre de 2009 (a cuyo texto he tenido acceso gracias al blog de Aurelius y al despacho de abogados Lopez Gimenez Torres) ha desestimado el recurso de apelación.

Como es sabido, la línea general seguida casi unánimemente por los Juzgados de Instrucción en estas causas ha sido la de acordar el sobreseimiento y archivo. Así ocurrió en los casos sharemula (auto de 27 septiembre 2007, confirmado por la AP de Madrid en auto de 11 septiembre 2008); indicedonkey (auto de 19 marzo 2008); elitedivx (auto de 17 abril 2008, aunque más tarde sería dejado sin efecto por la AP de Murcia en auto de 16 septiembre 2009); todotorrente (auto de 17 octubre 2008); e-mule24horas (auto de 31 octubre 2008); Spanishare (auto de 12 noviembre 2008); CVCDGO (auto de 27 mayo 2009); Naiadadonkey (auto de 17 junio 2009); y etmusica (auto de 14 julio 2009)

Sólo me constan dos casos que hayan llegado a la fase de juicio oral: el caso todocaratulas, que acabó en sentencia absolutoria (sentencia del Juzgado de lo Penal de 8 septiembre 2005, confirmada en apelación por sentencia de la APBarcelona de 22 diciembre 2005); y el caso Infopsp, el único que por ahora ha acabado en sentencia condenatoria, con la peculiaridad de que fue dictada con la conformidad del acusado (sentencia del Juzgado de lo Penal núm. 1 de Logroño, de 25 noviembre 2008)

Dejando de lado el caso Infopsp (donde la conformidad del acusado evitó un análisis en profundidad de la conducta enjuiciada), la novedad vino primero de la Audiencia Provincial de Murcia, al dejar sin efecto el sobreseimiento y archivo que había acordado el Juzgado de Instrucción en el caso elitedivx. A la posición de la Audiencia de Murcia parece sumarse ahora la Audiencia Provincial de Álava en el caso infektor.

Es cierto que hay diferencias entre ambos casos. En el caso elitedivx la Audiencia resuelve la apelación contra un auto de sobreseimiento, de modo que al estimar la apelación simplemente ordena la continuación de las diligencias. En el caso infektor, la Audiencia resuelve la apelación contra el auto de incoación del procedimiento penal abreviado. Al confirmar dicho auto, respalda el criterio del Instructor en el sentido de que existen indicios de delito suficientes para poner fin a las diligencias previas y pasar al procedimiento abreviado.

Sin embargo, la AP de Álava no ofrece argumentos concretos a favor de la posibilidad de subsumir la conducta del imputado en el tipo penal. Lo que fundamentalmente viene a indicar es que el asunto es demasiado complejo como para llegar a conclusiones definitivas, y que “la defensa del imputado no ha demostrado de manera bastante que el auto impugnado sea erróneo”; lo cual le lleva a afirmar que “[c]oncurren, por tanto, indicios bastantes para proseguir la causa, sin perjuicio del derecho a la presunción de inocencia que ampara al recurrente.” Parece que la AP estima que con la continuación del procedimiento podrán aclararse extremos que resultan de difícil valoración. Así, señala en concreto que “[e]l informe pericial obrante a los folios 699 y siguientes no permite, sin las oportunas aclaraciones técnicas, alcanzar una opinión concluyente.”

Ahora bien, lo que llama poderosamente la atención es el modo en que el auto se refiere a las dudas sobre la realización del tipo objetivo del art. 270.1 CP. Contra lo que cabría esperar, no se refiere a que el caso presente dudas de si podría constituir un acto de comunicación pública, sino que habla (como por cierto ya había hecho el fiscal) de acto de distribución (!). Dice el Auto:

“Es el concepto de acto de distribución lo que determina la relevancia penal de los hechos investigados, lo que, en este caso, se concreta en la vinculación de la página web con las descargas por internet de obras protegidas por derechos de autor.”

Se equivoca la Audiencia (como antes se equivocó el fiscal). Si algo está meridianamente claro es que no hay acto de distribución, se mire como se mire, ni por parte de la web de enlaces ni por parte de quien pone el archivo a disposición en su ordenador haciéndolo accesible mediante redes p2p. No puede haber distribución si no se entregan copias de la obra en soporte tangible. Así lo establece el concepto legal de distribución (art. 19 LPI). El único modo de salvar el Auto es correr un tupido velo y entender que está empleando el término “distribución” en un sentido lato, y que en realidad quiere decir “acto de explotación” sin mayor concreción.

En todo caso se trata de un Auto firme, que permitirá que el proceso siga adelante y será entonces cuando se dilucide con precisión y argumentadamente si la web de enlaces realiza alguno de los actos que integran el tipo objetivo del delito (y que en ningún caso podrá ser el acto de distribución).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: