Skip to content

La Audiencia deja sin efecto el sobreseimiento libre del caso elitedivx

26 September 2009

Hay novedades en el caso de la web de enlaces elitedivx: el Auto de 16 de septiembre de 2009 la Audiencia Provincial de Murcia, Secc. 5ª, ha dejado sin efecto el sobreseimiento libre que, en abril de 2008, había dictado el Juzgado de Instrucción núm. 4 de Cartagena.

La Audiencia considera que “el sobreseimiento libre acordado resulta precipitado, por lo que procede acordar la continuación de las actuaciones penales” para que se practique una diligencia de investigación propuesta por uno de los apelantes “y las que el instructor estime oportunas para un mejor y más completo esclarecimiento de los hechos”. Así, el Auto considera que no hay suficientes datos sobre la actividad desarrollada por el sitio web y entiende que es cuanto menos “prematuro circunscribir a la intermediación la labor de los imputados”. A este respecto cita un párrafo un tanto confuso del Auto del Juez de Instrucción que desestima el recurso de reforma: “ya se sabe, a través del exhaustivo proceso de investigación llevado a cabo por la policía judicial, que la página web investigada no se ceñía a poner a disposición de los usuarios programas de intercambio de archivos como emule y eDonkey y también es ya sabido que en esa página quedan ubicados archivos ordenados y sistematizados que contenían obras artísticas”. Digo confuso porque de esta descripción, y de lo que dice a continuación el Auto de la Audiencia, no me queda claro si se está afirmando que el sitio web también alojaba archivos de obras protegidas. De hecho, dice la Audiencia que “como apunta EGEDA en su recurso, aun no cabe descartar la posibilidad de que los archivos de las obras se subieran a la web y fuera realizada directamente su comunicación pública.”

Ahora bien, al margen de la cuestión puramente fáctica, la Audiencia parece dar a entender que la actividad de facilitar enlaces a redes P2P llevada a cabo por el sitio web podría encajar en el tipo del artículo 270.1 del Código Penal. Así, el Auto afirma que

“aunque hay opiniones contrarias (como la expresada en auto de la Audiencia Provincial, Sección 2a, de 11 de septiembre de 2008 –nº 582/2008, rec. 135/2008–, que considera que “el link de superficie, en la medida en que simplemente dirige al usuario a teclear más fácilmente el nombre de una página web, no está infringiendo la propiedad intelectual de ésta”), en la medida que a través de las páginas con enlaces al P2P se pone a disposición de los usuarios de Internet los medios necesarios para la obtención de obras sujetas a derechos de Propiedad Intelectual, sin autorización de sus titulares, las conductas que se realizan a través de las redes P2P tienen cabida en los comportamientos típicos del artículo 270.1 del Código Penal.”

El fragmento que he marcado en negrita no es un prodigio de claridad. Puede que no sea más que una deficiencia de redacción, o bien que se quiera precisamente mantener la ambigüedad. Parece que el mensaje que se quiere transmitir es que la actividad de proporcionar enlaces P2P podría encajar en el elemento objetivo del tipo del art. 270.1 CP. Pero lo que realmente dice el texto es que en la medida en que la actividad de facilitar enlaces P2P pone a disposición de los usuarios los medios para infringir la propiedad intelectual, “las conductas que se realizan a través de las redes P2P tienen cabida en los comportamientos típicos del artículo 270.1 del Código Penal.” Pero ¿la conducta de facilitar enlaces a redes P2P entra o no entra en el tipo penal? No se responde a esta pregunta.

Se está haciendo referencia a dos actividades distintas, a saber: (A) la provisión de enlaces a archivos ubicados en sistemas P2P, que sería la actividad propia de las webs de enlaces, (si es que realmente se limitan a proporcionar links); y (B) “las conductas que se realizan a través de las redes P2P”, es decir la actividad de quienes intercambian archivos, esto es, la conducta de poner a disposición de los demás los archivos de mi disco duro y la de descargar a través de la red archivos ubicados en el disco duro de otros usuarios. Lo que se trata de saber es si las conductas (A) tienen cabida en el tipo penal, y lo que dice la Audiencia nos deja sin respuesta, gracias a la falta de lógica de la frase: en la medida en que la conducta A supone poner los medios para infringir la propiedad intelectual, quienes realizan la conducta B realizan el tipo objetivo del precepto.

A continuación, el Auto se extiende en justificar porqué el intercambio de archivos, es decir, lo que hemos llamado conducta (B), vulnera los derechos exclusivos de propiedad intelectual y por tanto tiene cabida en el tipo objetivo del art. 270.1. Pero no ofrece argumento alguno para sostener que la actividad de facilitar enlaces a archivos P2P constituya en sí misma una infracción de la LPI.

Aun así, la exposición sobre el carácter infractor de la actividad de intercambio de archivos (intercambio no autorizado de archivos que contienen obras protegidas) tiene su interés. La Audiencia sostiene con claridad que:

a) la descarga de archivos de redes P2P no puede ampararse en el límite de copia privada (citando en apoyo de esta tesis la sentencia de la AP de Cantabria, Secc. 1ª, de 18 de febrero de 2008);

b) la puesta a disposición de archivos para su descarga mediante redes P2P “puede encajar en el concepto de comunicación pública en su modalidad de puesta a disposición definida en el artículo 20 de la LPI e igualmente tipificada en el artículo 270 del Código Penal. Como apunta la sentencia de la Sala 2ª del Tribunal Supremo de 19 de mayo de 2001, lo verdaderamente integrador del tipo penal es la modalidad de comunicación pública, que puede llevarse a cabo por cualquiera de los medios descritos legalmente e incluso, sin necesidad de modificar el tipo, ‘por cualquier otro sistema o avance tecnológico que pueda surgir en el futuro’.”

Hasta aquí lo relativo a la realización del elemento objetivo del tipo, aunque, como se ve, los argumentos para sostener que hay violación de los derechos de propiedad intelectual sólo se refieren a las conductas de carga y descarga, y no a la actividad de provisión de enlaces como tal.

Por lo demás, la Audiencia, en contra de lo que sostuvo el Juez de Instrucción, considera que se dan los requisitos del ánimo de lucro y del perjuicio de tercero exigidos por el art. 270.1 CP, y considera que para que para que la conducta se entienda realizada “en perjuicio de tercero” no es preciso un efectivo resultado de perjuicio de ese tercero, sino que basta “el ánimo tendencial en ese sentido”.

5 Comments leave one →
  1. 28 September 2009 11:41

    Hola Miquel,

    yo soy de la opinión que la actuación de la Audiencia tiene su base en la desafortunada redacción del texto del Juzgado de Instrucción.

    Por otro lado, volvemos de nuevo al tema de “poner a disposición” en relación con enlaces P2P, la interpretación de la comunicación pública y otros términos que parece que aún no se encuentran completamente definidos, lo cual provoca una inseguridad jurídica para los titulares de páginas web.

    Tengo ganas de ver en qué finaliza concretamente la calificación de la conducta, aunque ya me espero cualquier cosa (a ver lo que dicen del enlace en sí y de las características que se tienen), aunque también es cierto lo que comentas que el texto parece dar a entender que una parte del contenido se encontraba hospedado en el servidor…

    Un saludo

  2. 28 September 2009 14:32

    Lo extraño es que exactamente las páginas P2P no realizan la conducta típica, indican donde se encuentra la obra.

    El movimiento de la acusación en este y en otros casos, se mueve alrededor del concepto de que las páginas son colaboradores necesarios y por esa vía lograr su imputación. El problema es que el usuario no comete un delito (ausencia de los requisitos esenciales, en concreto del ánimo de lucro), por lo que si no hay delito no hay cooperación al mismo.

    Creo que por esa vía han liado a la Audiencia Provincial, pero como dices no es que la resolución sea un ejemplo de claridad.

    Un saludo.

  3. 29 September 2009 10:12

    Bueno David, e incluso forzando para pensar que se produce el delito, yo tampoco veo que se cumplan las condiciones de un colaborador necesario en el simple enlace.

  4. Miquel Peguera permalink*
    29 September 2009 17:41

    Hola Sergio y David, Gracias por los comentarios! Acabo de colgar un segundo post horrorosamente largo y la verdad es que tanto el Auto de sobreseimiento como el Auto de la Audiencia contienen imprecisiones.
    El tema de la cooperación necesaria no se discute en ninguno de los dos Autos, por lo que entiendo que no fue planteada por la acusación en este caso.

    Saludos,
    Miquel.

Trackbacks

  1. La Audiencia de Barcelona se aparta de la doctrina Sharemula (caso Ps2rip.net) « Responsabilidad en Internet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: